Cómo eliminar un tatuaje de la piel

Eliminar un tatuaje de la piel

Los tatuajes son una manera de vestir nuestra piel de forma permanente. El cuerpo se transforma en un lienzo en blanco, que podemos decorar, adornar o resaltar de las formas más variadas y personales... aunque a veces nuestro gusto cambie, y estos detalles dejen de ser de nuestro total agrado.

Si esto ocurre entonces deberás buscar la manera para eliminar ese tatuaje de la piel. Afortunadamente, los avances en el campo de la medicina y la tecnología nos permiten hoy deshacernos de esas marcas que alguna vez fueran consideradas como eternas.

Hay distintas formas de eliminar tatuajes de la piel, algunas con mayor eficacia que otras, pero todas útiles de ser aprendidas para tener en cuenta.

La eliminación de tatuajes es independiente de su tamaño y coloración, aunque el proceso pudiera ser más costoso o extenso ante un tatuaje de grandes dimensiones.

Tratamientos para eliminar los tatuajes permanentes

Dentro de las opciones posibles, se presentan la dermoabrasión, la resección quirúrgica, el tratamiento con láser y las cremas eliminatorias.

Dermoabrasión. La dermoabrasión es un proceso mediante el cual la piel va siendo raspada y eliminada, como en un peeling químico, a fin de forzar la eliminación de las células entintadas. Esta metodología es extensa, ya que se debe tratar a la piel con suma delicadeza para evitar dejar una marca o cicatriz que sea aún más notoria que el tatuaje en sí.

Laser. Por su parte, el tratamiento con láser es una de las opciones más habituales, debido a su practicidad. Se trata de una luz láser que es aplicada sobre la zona a tratar en sesiones repetidas, que provoca una explosión y posterior desintegración de los depósitos de tinta en la piel. Según el cuidado del médico especialista y del tipo de tatuaje y tratamiento, las cicatrices serán menos notorias que las de un tratamiento mecánico.

Resección química y cremas desvanecedoras.  Dos opciones menos habituales son la resección química y las cremas desvanecedoras. La resección consiste en retirar la porción de piel tatuada, practicando luego un injerto cutáneo. Esta opción es poco recomendable, ya que deja marcas y cicatrices sumamente visibles. La eliminación por medio de cremas (una nueva especie de tinta) es muy práctica y casi no deja marcas visibles, pero aún se encuentra en su etapa de experimentación y no es tan sencilla de conseguir, aunque estaría poniéndose a total disponibilidad en muy poco tiempo. 

Ahora que ya conoces los diferentes métodos para eliminar un tatuaje de la piel, solo resta tomar la decisión y escoger el que creas más conveniente.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo eliminar un tatuaje de la piel, te sugerimos que visites nuestra sección Belleza y Estética.

Esta nota te fue útil?

35 valoraciones. El 60% dice que es útil.