Cómo hacer Masajes Capilares

Beneficios del Masaje Capilar

Los masajes capilares son una manera ideal de estimular el crecimiento de un cabello saludable y abultado, pero también es una técnica de relajación casi incomparable. Y lo mejor de todo, es que no necesitas de la presencia de un masajista profesional para disfrutar de estos beneficios.

Cuando hablamos de masajes automáticamente pensamos en músculos endurecidos y "anudados". Pero, contrariamente a los corporales, los masajes capilares persiguen un objetivo bastante diferente. Se trata de movilizar la piel del cuero cabelludo, de manera tal de propiciar una mejor y más fluida circulación sanguínea.

La irrigación sanguínea renovada tiene numerosos beneficios para el cabello, y también para nuestra apariencia. En primer lugar, nutre a los folículos pilosos, mejorando así la salud y el crecimiento de nuestros cabellos. También favorece las posibilidades de nacimiento de nuevos pelos y, además, tiene una profunda acción revitalizante, capaz de relajarnos y energizarnos positivamente, como si estuviésemos inyectando vitalidad a toda la piel que recubre nuestro cráneo.

Finalmente, la suave fricción de los masajes capilares facilita que el sebo y los residuos depositados sobre la parte exterior del cuero cabelludo se "aflojen" y liberen, mejorando la respiración de esta piel resistente y delicada.

Técnicas para hacer masajes capilares

Para ejecutar los masajes capilares vamos a utilizar las yemas de los dedos, aunque en diversos movimientos también se puede usar las palmas y hasta los nudillos. Las yemas serán la principal herramienta, las cuales colocaremos directamente sobre la piel del "casco", haciendo una suave presión, moviéndolas en suaves formas circulares.

La dirección de los masajes capilares es a favor del crecimiento del cabello, es decir, comenzando por la nuca y avanzando hacia la frente. También es importante hacer los masajes "en limpio", sin aplicar productos de cosmética o higiene, pues la presión de los dedos podría irritar o provocar una absorción innecesaria de los mismos.

Técnica del vaivén

El primer masaje es simple: se coloca las yemas de los dedos, separadas entre sí, a ambos lados de la cabeza. Ejerciendo una presión, pero sin mover los dedos de su sitio, empuja el cuero cabelludo hacia ambos lados, como haciendo un movimiento de vaivén. Ve colocando tus dedos en diferentes sitios y repite el movimiento, para comenzar a liberar el casco y la irrigación de toda el área.

Masajes capilares con las palmas

Coloca la palma de tu mano sobre la parte superior de la cabeza, y sobre ella la otra mano. Haciendo presión hacia abajo, haz una suerte de pellizcos con las palmas, como si quisieras unir las puntas de los dedos con las muñecas. Cambia de ubicación las manos y repite sobre todo el cuero cabelludo.

Masajes capilares con los dedos

Finalmente, coloca las yemas de los dedos separadas sobre el cuero cabelludo de la nuca. Haciendo leve presión, haz pequeños movimientos circulares sobre la piel, activando la circulación y dando un gentil masaje a la zona. Ve moviendo las yemas de ubicación hasta haber masajeado cada centímetro de tu cuero cabelludo, las sienes y la nuca, y también la frente si lo prefieres.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer Masajes Capilares, te sugerimos que visites nuestra sección Belleza y Estética.

Esta nota te fue útil?

59 valoraciones. El 90% dice que es útil.