Hongos de la piel

Prevención y tratamiento de los hongos de la piel

Cuando pensamos en hongos en nuestra piel, solemos asociar la idea de falta de higiene y acumulación de humedad. Pero lo cierto es que hay muchos tipos de hongos que pueden aparecer por diversos factores.

Si bien la falta de higiene, la falta de solución a la sudoración excesiva y la acumulación de humedad son quizás las causas más habituales, los hongos pueden aparecer por otras razones, y en cualquier parte del cuerpo, incluso en pieles secas e higiénicas. Los hongos pueden alojarse en la ingle, entre los dedos de pies y manos, en las zonas genitales, debajo del cabello, sobre el cuero cabelludo, además de brazos, piernas, vientre y espalda.

La falta de higiene adecuada juega un papel crucial, pero no sólo el calor y la humedad propician el desarrollo de los hongos: la acumulación de células muertas brinda el espacio de desarrollo ideal para estos indeseados, por lo que la exfoliación es nuestra primera arma de batalla.

Cómo saber si tienes hongos en la piel

Los hongos pueden presentarse con diferentes aspectos. Pueden ser zonas escamadas, abultamientos de color rojizo, o simples manchas de color blanquecino en la piel. Aunque no todos tienen iguales síntomas, suelen estar acompañados de ardor, picazón, molestia, o sensación de calor en la zona. Pueden provocar también pequeñas ampollas de agua.

No debemos confundir los hongos con irritaciones o con cuadros alérgicos, en especial para su tratamiento. Por ello, la primera recomendación es consultar con el dermatólogo ni bien notes manchas rojas, oscuras o blancas, para buscarles solución inmediata y adecuada.

Tipos de hongos de la piel

Hay diversos tipos de hongos, aunque algunos son más habituales:

Pie de atleta: El pie de atleta es un hongo que se desarrolla entre los dedos de los pies, y se expande hacia las zonas circundantes. Su apariencia es rojiza, con piel descamada y algo blanda en el centro. Ante el contacto puede trasladarse a otras zonas del cuerpo, como a los dedos de las manos, por lo que debemos higienizarlos y tratarlos con guantes.

Hongos del rostro: En la piel del rostro también se desarrollan hongos, en especial en zonas infectadas por lesiones y daños. Suelen presentarse como abultamientos, similares a espinillas o barros de pus. Se caracterizan por la sensación de ardor, y deben ser tratados de inmediato. Por su apariencia, suelen ser confundidos con acné o con imperfecciones de la piel, pero no debes apretarlos, pues empeorarías la situación.

Candidiasis: La candidiasis es un hongo característicos de la zona genital, aunque puede presentarse también en otras partes del cuerpo (mayormente en axilas e ingle), recibiendo entonces el nombre de "candidiasis cutánea".

Cómo evitar la aparición de hongos en la piel

En el mercado hay muchas cremas y productos fungicidas, a precios muy económicos. Como sus acciones terapéuticas difieren, siempre consulta antes con el médico para hallar el tratamiento más adecuado.

Para evitar los hongos, mantén tu cuerpo seco y fresco, utiliza polvo pédico o talco en los pies, y asegúrate de secar bien cada centímetro de tu ser al salir de la ducha. Procura dormir con ropas livianas y abrigo adecuado, no en exceso, y si puedes, duerme con los pies desnudos (sin calcetines) para evitar la acumulación de humedad en esta zona tan expuesta al desarrollo de hongos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hongos de la piel, te sugerimos que visites nuestra sección Belleza y Estética.

Esta nota te fue útil?

40 valoraciones. El 73% dice que es útil.